El IVA en la venta de un vehículo de empresa, ¿qué debes tener en cuenta?

El IVA en la venta de un vehículo de empresa, ¿qué debes tener en cuenta?

Empresas de cualquier tamaño y autónomos pueden verse obligados a pasar una inspección de Hacienda. Los motivos pueden ser muy variados, desde descuadres contables a la declaración de ayudas y subvenciones o cuestiones relacionadas con el IVA. Este último capítulo es especialmente delicado y conviene tener mucho cuidado si se decide vender un vehículo de empresa.

Las deducciones de un vehículo de empresa

Al adquirir un vehículo de empresa es posible beneficiarse de importantes deducciones fiscales en lo que al IVA se refiere. Es fundamental tener clara la cuantía para evitar caer en errores que se pueden pagar caro en el futuro. El consejo es solicitar asesoramiento siempre de profesionales y, en cualquier caso, conocer cuáles son las deducciones y cómo aplicarlas para evitar tener problemas en caso de inspección.

Cuando se trata de un vehículo de empresa caben dos posibilidades, contempladas en la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido. La primera es una deducción del 100 % del IVA al adquirirlo, siempre y cuando ese vehículo se emplee única y exclusivamente para el desarrollo de la actividad empresarial. Esa afectación solo se contempla en determinados supuestos:

– Vehículos mixtos utilizados en transporte de mercancías.

– Vehículos utilizados para el transporte de viajeros mediante contraprestación.

– Aquellos cuyo uso es la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.

– Los utilizados por los fabricantes para realizar pruebas y demostraciones o en la promoción de ventas.

– Vehículos de empresa destinados a desplazamientos profesionales de representantes o comerciales.

– Vehículos para servicios de vigilancia.

Cuando ese vehículo de empresa no está totalmente afecto, es decir, se emplea también para usos personales, la desgravación del IVA será solo del 50 %. Ese matiz es importante, puesto que es del que puede servirse Hacienda para revisar esas deducciones y aplicar medidas correctoras si no se han aplicado correctamente.

El IVA en la venta de un vehículo de empresa

Vender un coche de empresa no es mucho más complejo que hacerlo con uno de uso particular. Pero sí es importante tener en cuenta que la fiscalidad que se aplica (también en lo que se refiere al IVA) es algo diferente. Hay que tener muy presente, por otra parte, que se entiendo que la venta de ese vehículo también supone un beneficio para la empresa.

Cuando se vende un coche entre particulares, no hay que declarar ni pagar IVA, puesto que ya se hizo en el momento de la compra. Pero si se trata de un vehículo de empresa, lo habitual es emitir una factura que incluya este impuesto. La empresa lo cobra al comprador y luego lo tributa en la declaración correspondiente.

Un aspecto importante llega en el momento de calcular el IVA que habrá que repercutir al comprador y reflejar en la factura, ya que dependerá del uso que se haya hecho del vehículo de empresa. Es decir, si este estaba afecto al 100 % a la actividad empresarial o no.

En otras palabras: si el coche se ha deducido el 100 % del IVA, se aplicará el 21 % al total de su valor. Sin embargo, si en el momento de la compra de ese vehículo de empresa solo se dedujo el 50 %, habría que aplicar el 21% únicamente a esa proporción ligada a la actividad económica.

En cualquiera de los casos, ese porcentaje de IVA aplicado al precio de venta del vehículo de empresa debe quedar siempre perfectamente especificado en la factura. Hacienda puede comprobar si el impuesto se ha repercutido de la forma correcta. En caso de inspección, si no se hubiera hecho, habría que subsanarlo. Además, se estaría expuesto a una sanción económica proporcional a la parte del impuesto no repercutida.

Conclusión

Tener en cuenta esta cuestión a la hora de vender un coche de empresa es fundamental para evitar problemas con el Fisco. De hecho, los aspectos relacionados con el IVA y con un exceso de gastos deducibles constituyen uno de los motivos más frecuentes de inspección por parte de Hacienda.

Si necesitas ayuda para vender tu coche de empresa y evitar así la posibilidad de problemas a la hora de calcular y aplicar el IVA correcto, en SGB Asesoría te ayudaremos con todos los trámites. Somos expertos en fiscalidad y contabilidad.

Artículo anterior
Cómo elegir entre módulos o estimación directa
Artículo siguiente
¿Cómo puedes empezar a operar con criptomonedas?

También te puede interesar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú
¿Necesitas ayuda?